Arquitecturas recuperadas: de iglesia a vivienda12 Nov 2014

En miércoles anteriores os he hablado de pisos pequeños, ya que, por suerte o por desgracia, son una realidad hoy en día. Hoy me gustaría presentaros otro tema de actualidad: el reciclaje, en su más amplio sentido.

La arquitectura no es más que un contenedor de espacio donde se llevan a cabo las diversas actividades para las cuales está proyectada. Entonces ¿qué sucede cuándo esas actividades cesan? ¿Ya no nos sirve esa arquitectura?

Es posible que en algún caso sea así y la arquitectura quede abandonada o como simple monumento. Pero en la mayoría de casos es versátil y los arquitectos tenemos la labor adaptarla a las necesidades de cada momento, promoviendo su reciclaje, su reutilización.

Arquitecturas recicladas: de iglesia a viviendaArquitecturas recicladas: de iglesia a vivienda

Esta es la Iglesia de St.Jakobus en Utrecht, construida en 1870 por el arquitecto Gerardus Gerritsen y empleada como iglesia católica hasta 1991, año en el que se cerró por falta de feligreses, como otras tantas iglesias en los Países Bajos.

Durante la década de los 90 se fue adaptando a otros usos como exposición de mobiliario antiguo, sala de reuniones o celebración de pequeños conciertos. Pero no fue hasta el año 2007 cuando se llevó a cabo una mayor intervención de la mano del estudio de arquitectura Zecc, quienes la convirtieron en una espectacular vivienda manteniendo todo el esplendor de la iglesia que un día fue.

Arquitecturas recicladas: de iglesia a vivienda Church-Conversion-Residence-Utrecht_18

En estos planos podemos observar la intervención propuesta por el estudio. Un pequeño volumen central recoge las actividades de mayor privacidad (dormitorios y aseos) mientras que el resto de estancias se adaptan al espacio abierto disponible.

La intervención se realiza desde el máximo respeto a la preexistencia y habiendo aprendido la lección: no es una intervención de carácter definitivo. Se plantea como un residente temporal en la iglesia, que podría ser transformado para dar otro nuevo uso al espacio o, incluso, completamente retirado para permitir de nuevo el uso como iglesia.

Arquitecturas recuperadas: de iglesia a viviendaArquitecturas recuperadas: de iglesia a viviendaArquitecturas recuperadas: de iglesia a vivienda Arquitecturas recuperadas: de iglesia a vivienda Arquitecturas recuperadas: de iglesia a vivienda

Al acceder al recibidor dos columnas de forja flanquean la entrada. Si seguimos recto accedemos a las habitaciones y el estudio o bien al salón, subiendo las escaleras. Si rodeamos el volumen nuevo, nos dirigimos hacia la cocina y el comedor.

El salón me parece impresionante, tan impresionante que no sé si sería capaz de vivir ahí. Debe ser genial leer o escuchar música tumbada en ese sofá, mirando la impresionante bóveda, con la luz entrando a través de las vidrieras y llenando el espacio de color…

Arquitecturas recuperadas: de iglesia a viviendaArquitecturas recuperadas: de iglesia a viviendaArquitecturas recuperadas: de iglesia a viviendaArquitecturas recuperadas: de iglesia a vivienda Arquitecturas recuperadas: de iglesia a viviendaArquitecturas recuperadas: de iglesia a viviendaArquitecturas recuperadas: de iglesia a vivienda

El espacio del comedor, ubicado en el ábside y con salida al jardín trasero, es mi otro espacio preferido. Los suelos de madera, las vidrieras y las puertas originales fueron reparados y reutilizados. Al igual que esos dos bancos de madera que a tantos feligreses habrán dado asiento y que ahora forman parte del mobiliario cotidiano de la vivienda.

Como os he mencionado antes, el espacio me parece tan impresionante que creo que me sentiría un tanto sobrecogida viviendo en él. Aún así, debe ser una experiencia sensacional… ¡no todo el mundo puede presumir de tener una bóveda de crucería como techo! ¡o vidrieras del S.XIX como ventanas!

¿Qué opináis vosotros? ¿Os gustaría vivir en una antigua iglesia recuperada?

¡Espero vuestras opiniones y comentarios!

[Fuente: Zecc Architecten]

gracias_noe

Deja un comentario