La aventura de encontrar casa en Amsterdam22 Mar 2015

La aventura de encontrar casa en AmsterdamCuando surgió la posibilidad de vivir en Amsterdam a mi me hacían los ojos chiribitas. Me imaginaba en una casa antigua en pleno centro, con paredes de ladrillo macizo, techos abuhardillados y grandes ventanales mirando a un precioso canal. Ingenua de mi.

Cuando buscas piso en otro país lo normal es consultar portales inmobiliarios online para conocer un poco el mercado. En el caso de Holanda los principales son Pararius.nl y Funda.nl. Y sí, están en holandés. Pero no pasa nada, cuando hayas leído mil anuncios ya no te hará falta ni Google Translate, y serás un experto en Holandés nivel inmobiliario.

Estas dos webs son gratuitas pero hay muchas otras que te piden un registro y un pago (unos 30€) ¡para poder ver su oferta! Osea, que te cobran por poder ver los pisos que luego te van a alquilar o por ponerte en contacto con los caseros sin, ni siquiera, poder ver primero las características completas de los pisos que ofertan.

Bueno, una vez te resignas a los registros y al idioma, lo primero que compruebas es que con el presupuesto que tenías pensado no te llega ni para una pequeña habitación en piso compartido en el centro. Así que empiezas a pensar: “va, un poquito más nos lo podemos permitir”, “centro, centro… tampoco es necesario, si con la bici vamos a todas partes”, “más vale que sea pequeño pero para nosotros solos, aunque esté a tomar viento”. Y tus prioridades empiezan a adaptarse a la realidad. Aunque de todas formas, cuando al Sr.Pararius le pones un filtro de 1000€… las casitas desaparecen del mapa como por arte de magia.

La aventura de encontrar casa en Amsterdam

Dentro del aprendizaje de vocabulario inmobiliario encontramos 3 palabras que a mi, personalmente, me llamaron mucho la atención. Estas tres palabras son: “gemeubileerd / gestoffeerd / kaal”, según Google Translate: “amueblado / acolchado / calvo”.

Gemeubileerd / Amueblado: en este caso está bastante claro, pero aún así habrá matices. Dentro de un buen presupuesto (veáse 1200€/mes + gastos, en adelante) podemos tener una casa bien aseada con muebles aceptables y actuales. Ahora, si el presupuesto no llega a los 1000€, lo que puedes esperar son los típicos muebles de casa de tu abuela y, por supuesto, no te puedes deshacer de ellos.

Gestoffeerd / Acolchado: incluye el mobiliario de cocina (normalmente nevera, horno, fogones… a lo mejor microondas y lavadora) pero ningún mueble de otra estancia. Por un lado, supone un desembolso en mobiliario pero, por otra parte, te permite tener un piso a tu gusto.

Kaal / Calvo: las traducciones de Google a veces se las traen, pero en esta ocasión es muy representativa. Un piso “calvo”, un piso que no tiene ni electrodomésticos ni, siquiera, suelo. Como lo oís, te entregan el piso con el suelo en hormigón de obra para que tú te instales lo que quieras (moqueta, linóleo, parquet…). Y luego, cuanto dejas el piso…¡te lo tienes que llevar! Además, normalmente requieren una buena mano de pintura…

La aventura de encontrar casa en Amsterdam

A demás de las webs, están las inmobilarias (de hecho, la mayoría de anuncios de estas webs son de inmobiliarias), que como en la mayoría de lugares, se llevan un mes de comisión (y claro, no es lo mismo un mes en Amsterdam que en Albacete). Tú te desesperas buscando el piso adecuado y cuando tú solito lo encuentras, la agencia a la que pertenece te cobra la comisión simplemente por enseñártelo.

Dentro esta desesperación, seguro que llega el momento en que veis un anuncio de un piso increíble, grande, en pleno centro y por sólo ¡500€! (o incluso 600-800€). Con toda la ilusión del mundo corres a escribirle un mail (además es un particular, ¡sin comisión!). En este caso puedes obtener respuestas de lo más variadas, pero siempre con la misma finalidad. Desde el señor que se ha ido en misión humanitaria al Congo hasta la esposa de un importante científico en Londres que, por supuesto, no están ahora mismo en Amsterdam, pero que tienen una forma muy segura de hacerte llegar las llaves del piso, previo pago de fianza por tu parte, por supuesto.

Todas estas cosas y más nos han ocurrido en la aventura de buscar piso en Amsterdam. Como todo en esta vida, con dinero es más fácil. Pero si vuestro presupuesto es ajustado, no desesperéis. Buscad con calma y sin prisas, que al final ese pequeño piso aparecerá y conseguiréis hacer de él vuestro hogar.

Si sois unos expertos en la búsqueda de pisos (en Amsterdam o donde sea) seguro que tenéis muchas anécdotas y curiosidades que compartir con nosotros. ¡Esperamos vuestros comentarios!

gracias_noe

Deja un comentario