Una guardería convertida en vivienda21 Ene 2015

Hoy hablamos de arquitecturas recuperadas y no nos vamos muy lejos para hacerlo. Esta antigua guardería construida en 1894 se encuentra en Haarlem y actualmente es una preciosa vivienda llena de luz y contrastes.

Una guardería convertida en viviendaUna guardería convertida en viviendaUna guardería convertida en viviendaUna guardería convertida en viviendaUna guardería convertida en vivienda

En la planta baja se encuentra la zona de día. Sobre un fondo completamente blanco destacan los toques de color que se dan aquí y allá gracias a pequeñas piezas de mobiliario o decoración.

Su gran altura, sus grandes ventanales con salida al jardín, los suelos de madera en blanco… con esa buena base muy difícil es que el espacio no se sienta grande, abierto y lleno de luz.

El jardín tiene pinta de ser una maravilla, lástima que no haya encontrado más fotos de él. El lugar perfecto para comidas y cenas veraniegas y para cerrar a cal y canto y verlo todo nevado desde el sofá en invierno.

Una guardería convertida en viviendaUna guardería convertida en vivienda

La cocina se abre completamente a  la zona de comedor y aunque se mantiene una base blanca también se introduce el metal de los electrodomésticos y la madera en los muebles de la bancada para contrarrestar con un toque cálido.

Una guardería convertida en vivienda

La misma línea se sigue en la zona de estar: blanco impoluto y tonos neutros en las piezas de mobiliario grandes con un toque de color en muebles más pequeños y decoración. Esta apuesta es un acierto seguro puesto que con una base neutra y clara es muy difícil fallar. Y, en el caso de fallar con algún color, como el elemento será una pieza pequeña es más fácil y barato de sustituir.

Como vemos toda la planta baja es abierta, diáfana, llena de luz y alegría. Dan ganas de vivir en ella, de hacer fiestas, de cocinar, de bailar… pero toda esta sensación cambia al subir al primer piso:

Una guardería convertida en vivienda Una guardería convertida en vivienda Una guardería convertida en vivienda

En la planta superior nos encontramos con el dormitorio y una zona de trabajo. Como podréis comprobar, la atmósfera de este espacio es completamente diferente. Ni mucho menos quiere decir esto que sea peor, simplemente se adapta a la función del espacio.

El dormitorio-zona de trabajo es un espacio de descanso y concentración y para ello se crea el ambiente perfecto. Los techos son más bajos, en este caso a dos aguas pues se trata de la cubierta del edificio, y se mantienen en madera natural, con un tono tirando a oscuro.

El suelo se mantiene en blanco para equilibrar y, junto con la luz de la ventana que se abre en una de las faldas, se crea el ambiente adecuado para ser un lugar de relax.

Esta vivienda en un buen ejemplo de como el diseño interior se debe adecuar a nuestras necesidades en cada estancia de casa, puesto que estas son diferentes y además, personales. Si la persona que vive en esta casa no necesitara un ambiente calmado y relajado sino lleno de alegría y color para inspirarse, su diseño sería completamente diferente, aunque seguro que igual de precioso.

A la hora de abordar un proyecto en casa, pensad en vuestras necesidades, en cómo os gusta vivir y hacer uso de cada estancia en casa, en cómo os gusta sentiros en cada momento… ¡las ideas saldrán solas!

Espero que os haya gustado la vivienda de hoy y que poquito a poco, con todas la ideas que vamos viendo, consigamos tener una casa perfecta. (que por supuesto será diferente para cada uno de nosotros..!)

[Fuente: VTWonen]

gracias_noe

Deja un comentario