Un día en la oficina: Molinos en alta mar28 Sep 2014

En esta entrada de Vgh vamos a cambiar un poco la temática habitual del blog hablando de tecnología y energías renovables (¡no os asustéis todavía! Prometo una sesión light).

Antes de vivir en Holanda, pasamos por Bélgica, concretamente en Oostende, una pequeña ciudad costera situada al oeste de Bélgica que se caracteriza, entre otras cosas, por su turismo veraniego (un tanto peculiar), sus tabernas de marineros (ídem) y ¿cómo no? su puerto marítimo.

La situación geográfica de Oostende es perfecta para la explotación de granjas eólicas en alta mar ya que tiene una serie de bancos de arena (lugares en los que el agua cubre muy poco) a escasos 30 km mar adentro y viento, ¡mucho viento!

Playa de Oostende

Por ello, en Oostende se han asentado una serie de empresas fabricantes de molinos eólicos como los daneses Vestas, los alemanes RePower que recientemente fue comprada pasándose a llamar Senvion y hasta la española Gamesa, que tiene instalado un aerogenerador prototipo. Estos fabricantes, junto con unos buenos inversores (muy buenos), están tratando de dar un impulso a la industria eólica en alta mar demostrando que puede llegar a ser rentable (hoy por hoy no podría sobrevivir sin las ayudas de la unión europea) tratando de reducir los costes de mantenimiento y explotación de las granjas siguiendo varias líneas de actuación.

En primer lugar, aerogeneradores que requieran un bajo mantenimiento y que, por supuesto, no se estropeen. La siguiente línea de actuación se centra en los trabajadores, con buenos equipos de técnicos que lleven a cabo los mantenimientos pertinentes y resuelvan cualquier problema que pueda suceder con la mayor celeridad posible (un aerogenerador de 6MW parado una noche de viento supone un coste altísimo para la empresa explotadora).

Yo tuve la suerte de trabajar durante casi dos años como ingeniero de mantenimiento en la granja eólica situada en el Thornton Bank para una empresa subcontratada por RePower. En este post me gustaría hablaros de lo que es el día a día en este tipo de trabajo y enseñaros algunas de las vistas que tenía desde mi oficina…

Molinos en alta mar: Vista Thornton bank

Cada día, a primera hora cogíamos el barco rumbo a granja eólica, lo que nos costaba cerca de una hora, muchos cafés derramados y algún que otro mareo (si el mar estaba muy picado no se navegaba aunque el criterio variaba aún no sé muy bien cómo). Una vez llegábamos al molino había que ponerse el traje de gala, un precioso traje de inmersión que no te dejaba ni respirar, sobre él toda la aparamenta de escalada (arnés, ganchos de seguridad, etc.) y los básicos: botas de seguridad, casco y guantes (hasta los guantes eran obligatorios) ¡Safety first!.

Cuando todo tu equipo estaba listo, era hora de saltar a la primera escalera (sí, saltar). El barco se apoya de frente al molino y empieza a empujar contra él para que sea seguro saltar a la escalera. Un día, en una de dichas escaleras me encontré a un ayudante muy dispuesto él.

Molinos en alta mar: Una foca en D5

Cuando llegabas a la base, era hora de rezar para que el ascensor funcionara ya que de lo contrario tocaba escalar (80m de escalera de una tirada, en vertical, tras un café a lo belga (da para todo un post) y a las 8 de la mañana = muerte).

Una vez arriba, solucionabas el problema pertinente y después podías disfrutar de unas vistas de ensueño. En los días calmados de verano sin viento ni oleaje y con muy buena temperatura, la paz que que se respiraba era abrumadora.

Molinos en alta mar: Vistas desde el buje

Molinos en alta mar: Molinos en la niebla

Cuando la jornada laboral se acababa, era hora de llamar al barco por radio, despertar al patrón de su preciosa siesta y esperar a que te recogiese como quien espera al bus.

Molinos en alta mar: Fin de la jornada de trabajo

Durante los casi dos años trabajando en el Thornton Bank, pude vivir experiencias de todo tipo como, por ejemplo, un día, mientras volvíamos a casa en barco recibimos una llamada de radio de un helicóptero de salvamento marítimo (lo llamaban el “Sea King“) pidiendo permiso a nuestro patrón para abordar el barco. Nada malo sucedía, simplemente estaban realizando un entrenamiento por la zona y pensaron que descolgar a un oficial desde el helicóptero hasta la cubierta mientras el barco continuaba con su rumbo era un buen ejercicio. Dicho y hecho, en menos de 5 minutos teníamos a un oficial en nuestro barco que entró, saludó al patrón y se volvió a ir con el helicóptero. La experiencia de tener un helicóptero casi tan grande como el barco volando a escasos metros del mismo y ver como un oficial sale por el lateral y se descuelga no tiene precio.

Molinos en alta mar: Helicóptero "Sea-King"

Otra experiencia interesante fue presenciar el alzamiento de varios aerogeneradores gracias a los gigantes barcos “Jack UpNeptune y Goliath. En tierra se unían las tres aspas al buje (lo que da vueltas) y después se cargaban en la cubierta del barco junto con la torre, dividida en tres partes, y la góndola (la cabeza de molino). Una vez en el sitio, con algo de paciencia y los mencionados barcos se ponía cada pieza en su lugar.

Molinos en alta mar: Goliath alzando el buje y aspas

Y por último, en mi opinión, una de las mejores experiencias que este trabajo incluía eran los viajes en helicóptero. Cuando el mar estaba tan picado que no se podía navegar y algún aerogenerador debía ser arreglado inmediatamente recurríamos a los helicópteros. El helicóptero se posicionaba sobre la parte trasera de la góndola y cuando estaba estable se abría la puerta y un operador de grúa te ayudaba a descolgarte desde el helicóptero hasta el heli deck. La sensación de estar colgando a unos 100m de altura sobre el mar impresiona mucho.

Molinos en alta mar: Esperando al helicóptero

Y así transcurría el día a día en mi antigua oficina, entre barcos, helicópteros y molinos. Y a vosotros, ¿os gustaría un trabajo tan aventurero como este?

gracias_jc

4 Comments on Un día en la oficina: Molinos en alta mar

  1. Miguel Sangüesa
    01/10/2014 at 11:13 (3 años ago)

    Juan Car! Eres un genio. Me ha encantado el post, menuda experiencia mas guay. Espero que todo vaya genial.Tengo ganas de verte y que me cuentes con detalles todas esas cosas jeje.A ver si vienes por aquí, sino a ver si se da y nos vemos allí. Un abrazo fuerte

    Responder
    • JuanCarlos_Vgh
      25/10/2014 at 20:12 (3 años ago)

      Ey Miguel!
      perdón por el retraso en contestar, demasiado trabajo, jeje
      Muchas gracias por el comentario, la verdad es que mi anterior trabajo en medio del mar estaba interesante pero era muy sacrificado y cansado (como bien sabes lo de madrugar no lo llevo muy bien, jeje)… Ahora estoy en Amsterdam trabajando para una empresa que se dedica a hacer motion systems para todo tipo de aplicaciones (mayoritariamente simuladores de vuelo, coche, tren…) viajando mucho y aprendiendo aún más.
      La verdad es que me dejo caer poco por Valencia y por Sagunto (¡ups! perdón, por el Puerto de Sagunto, jeje) aún menos. Estaría genial organizar una cena eléctrica a la antigua usanza, seguro que más de uno se apuntaría.
      Espero que vaya todo bien.
      Un fuerte abrazo,
      Juan

      Responder
  2. Siemen
    29/09/2014 at 22:56 (3 años ago)

    Wow, very nice article and beautifull pictures! I know the view from somewhere :-) How’s your new job in Amsterdam going Juan?

    Responder
    • JuanCarlos_Vgh
      25/10/2014 at 20:01 (3 años ago)

      Hello Siemen!
      Sorry for the delayed answer, my new job is time consuming… but nice, really nice, every day I learn a lot and I can travel very often. Amsterdam is a little bit different from Oostende, same drunk people but more things to do hehe.
      When I wrote this I thought of all of you guys, the stories, the early mornings and late evenings, hard work but always a pleasure.
      I hope you all are still doing ok.
      Grts,
      Juan

      Responder

Deja un comentario