Nanimarquina, alfombras para andar descalzo17 Sep 2014

Desde pequeña que me gusta andar descalza por casa y sentarme en el suelo en cuanto tengo ocasión. También desde pequeña, que mi madre me regaña cada vez que lo hago. Pero, de un tiempo atrás, es algo habitual en mi día a día, así como desayunar en la cama o apoyar los pies en la mesa del sofá… pequeños placeres de la independencia.

Aunque bien es cierto que las madres siempre tienen razón y este invierno tengo todas las papeletas para pillar un buen resfriado si sigo con la costumbre por estos lares. Ahora bien, que tampoco es lo mismo andar descalza por el suelo desnudo, que por una mullida y suave alfombra. Así, sí. Y si, además, la alfombra es tan preciosa como cualquiera de las de Nanimarquina, ¡seguro que hasta es bueno para la salud!

Nanimarquina, alfombras para andar descalzo Nanimarquina, alfombras para andar descalzo Nanimarquina, alfombras para andar descalzo Nanimarquina, alfombras para andar descalzo

Un antiguo garaje de coches en Barcelona se transforma de manera sencilla y elegante para acoger el showroom de la marca en la ciudad condal. También podéis visitar otro espacio Nanimarquina en Nueva York puesto que, a pesar de ser una pequeña empresa familiar, con el tiempo y el gran trabajo de su equipo han conseguido un merecido reconocimiento a nivel mundial.

Sus alfombras son coloridas y llenas de vida a la par que elegantes y delicadas. Cuentan tanto con diseños propios como con colaboraciones de reconocidos diseñadores y artistas, como pueden ser Javier Mariscal o Eduardo Chillida.

Nanimarquina, alfombras para andar descalzo Nanimarquina, alfombras para andar descalzo Nanimarquina, alfombras para andar descalzo Nanimarquina, alfombras para andar descalzo Nanimarquina, alfombras para andar descalzo Nanimarquina, alfombras para andar descalzoNanimarquina, alfombras para andar descalzo

Su producción es totalmente artesanal y basada en la India, favoreciendo su economía local y ofreciendo nuevas oportunidades y mejoras en la calidad de vida de sus habitantes. En el marco de esta misión social surge el proyecto Kala.

A raíz de un concurso de dibujo infantil se crea el diseño de la alfombra Kala, sin duda, la más colorida y alegre de toda la firma. De cada venta de este modelo, 150€ se destinaron a la construcción de una escuela para 400 niños y niñas indios, consiguiendo financiarla al 100% y, actualmente, continuar con su desarrollo y mantenimiento.

Nani Marquina es una mujer soñadora y luchadora que ha conseguido dar nombre a una pequeña pero gran empresa, comprometida con la sociedad y de merecido prestigio mundial. Seguro que con una de sus alfombras ¡mi madre nunca me regañaría por ir descalza por casa!

¿Que os han parecido los diseños de Nanimarquina? ¡Yo estaría dispuesta a forrar mi casa con sus alfombras! ¿Y vosotros?

[Todas las fotografías pertenecen a: Nanimarquina]

gracias_noe

Deja un comentario